¿Cómo mantener la motivación en tu organización?

¿Cómo mantener la motivación en tu organización?

Cuando hablamos de motivación en una organización, es esencial comprender el comportamiento de los colaboradores; cuales son los elementos que para ellos son de vital importancia y que en algún momento pueden llegar a incidir de manera positiva o negativa en su eficiencia y productividad laboral. A raíz de esto surge la necesidad en las organizaciones por proveerlos de estímulos que favorezcan a su desempeño en su labor diaria.

Uno de los mayores conflictos que sufren las organizaciones y que inclusive puede llegar a ser el parteaguas entre su éxito o fracaso, es la falta de motivación en los colaboradores. Este factor repercute directamente en el clima laboral de la organización; entendiéndolo como un elemento de percepción hacia el entorno interno en el que se desenvuelven, por lo que un gerente o director debe generar planes de acción a favor de la preservación de una imagen positiva de sus públicos internos respecto a la empresa.

Los planes de incentivos creados por las empresas para el colaborador, motivan su participación y compromiso con los planes y actividades creadas por las mismas, que en conjunto favorecen a fomentar e incrementar su sentido de pertenencia. Factor que contribuye a la disminución en la rotación de personal y a sumar esfuerzos en común directamente vinculados y alineados con el soporte organizacional (misión, visión y valores).

Los incentivos

Un incentivo es entendido como aquello que se propone estimular o inducir a los trabajadores a observar una conducta determinada que, generalmente, va encaminada directa o indirectamente a incrementar la calidad o cantidad, tomando como variable principal la satisfacción. Cuando una organización define un plan de incentivos, esta debe considerar los siguientes puntos:

  • El incentivo debe beneficiar tanto al colaborador como a la empresa.
  • El programa de incentivos debe ser claro y asequible para todos los colaboradores.
  • Deben formularse métricas y regulaciones para la implementación del plan.

Ahora bien la formulación de un plan de incentivos debe tomar en cuenta los siguientes impulsos motivacionales relacionados con el trabajo:

  1. Programas de pagos de incentivos: Estos pueden ser desde incremento en el salario, gratificación por alguna acción individual, esquema de comisiones, utilidades entre otras.
  2. Enriquecimiento del puesto: Se vincula directamente con la asignación de mayores responsabilidades al colaborador, dotándolos de mayores oportunidades para autogestionarse y aprender más sobre los procesos de la organización, lo que en un mediano y largo plazo le permita crecer profesionalmente dentro de la misma.
  3. Administración de objetivos: Cada vez son más las empresas que manejan programas de trabajo por objetivos, este tipo de esquemas promueve que el colaborador sea más eficiente y eficaz en sus tareas, y dado que esto está directamente vinculado a un incentivo por el logro de los mismos; el aumento de la productividad y resultados de la empresa son más tangibles en menor tiempo.

Las empresas cada vez son más conscientes de la importancia de promover la motivación en sus colaboradores, y para ello es importante llevar a cabo diagnósticos de clima laboral que permitan identificar todas las variables que inciden en la percepción de los colaboradores, de manera que puedan estructurarse planes a la medida y ad hoc a las necesidades inmediatas y prioritarias. En BINDIVA, este tipo de análisis los realizamos y personalizamos de acuerdo a cada organización, con base en los cuales las empresas tienen la posibilidad de comprender lo que sucede en sus colaboradores para luego entonces definir estrategias y planes de incentivos que resulten en el crecimiento interno de su empresa.